Yo, Fígaro periodista

Como los amigos se ayudan, los colegas también. Hace días que le vengo respondiendo a otros Fígaros redactores- periodistas- lo que pienso del periodismo y del hecho de ser parte de este gremio reporteril. En este punto me compadezco de ellos: creo que he sido como la peor entrevistada del siglo, no sé si respondí a sus preguntas y, por mucho que lo intenté, el grabador en el rostro me daba la más alérgica de todas las risas.

¿Por qué a mí entre tantos? Me encanta hacer preguntas, pero no es costumbre que me las hagan a mí; pero a los amigos hay que ayudarlos… ¿por qué de algo tan mío como el periodismo?

Sé que es muy ingrata esta profesión. Es salada en salario y camina sobre el filo de la espada de la audiencia. Se quiere más chismográfica que informativa, y yo me empeño en educar primero.

Para algunos este siglo es un reto para el oficio de las letras. Para mí el reto está en el mismo periodismo obligado a ser cada vez más joven, más desinhibido, más natural, más reflexivo no contestatario, más coloquial, más parecido al obrero que al hombre de cuello y corbata; y, sobre todo y antes que todo, más martiano, no como consigna ni como heredero, no, más como entraña y como verbo.

No quiero que miren a mi vocación, por cualquier lado del cristal, como una bomba de tiempo que necesita ser extinguida o controlada. Es mera hija de El Cubano Libre y de Patria, no hay riqueza que la compre ni tijeras que la corten. Se da profunda y natural en su suelo y con sus raíces, no necesita más puntales que el abono de la sangre entregada por esta Isla que la nutre, pero la pluma sabe que hay molinos encima de la tierra y se sabe Quijote.

Razón siempre ha tenido el profe Silva, del periodismo no se vive, se vive para el periodismo. Este es un “avasallador negocio” donde no hay horas ni días libres, donde no hay hecho insignificante ni hombre prescindible y cada vivencia es un nuevo material.

Es un fanatismo que se pega a las carnes y llena el alma con el solo compás de las teclas del ordenador- como me pasa ahora-, que consume horas de sueño y planes vacacionales, que priorizas por encima de fechas familiares, es una religión con fieles feligreses.

Hoy es 14 de marzo. Celebramos el día de la prensa cubana y reverenciamos el Aniversario 120 de Patria. Por estas razones eran las entrevistas, a esta altura sigo sin saber si contesté sus preguntas, quizás solo debí decir que no sé otra forma de pensarme que no sea periodista.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en Nostalgias y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Yo, Fígaro periodista

  1. ah, Mariposa..por tus alas corren, como por mis venas, este gusto por el periodismo… qué feliz de saber que somos varias las personas que, amén de las dificultades y los tropiezos, seguimos enamoradas de este oficio..o profesión.

  2. estamos en todo porque todo nos interesa , reza siempre un axioma sabio de una persona especial y es que nosotras masopquistas de profesión amamos el periodismo. gracias Mari por destapar tus pétalos al sol y brindarnos esta verdades . cada dia somos más en el mundo del periodismo. un beso

  3. Pingback: Mis locos y yo | La mariposa cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s