Colony

Hay muelles y hay puentes en la Isla de la Juventud.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Mi Cuba insomne | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Murió un hombre bueno

Murió un sacerdote bueno. Las palabras de Kapuściński martillaban mi mente durante el último adiós: “si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, desde el primer momento, en parte de su destino”; porque la muerte del padre José Sarduy Marrero significa la partida de un hombre bueno.

A sus 83 años desbordaba extremas dulzura y alegría. Vestía de impecable guayabera, su andar, de pasos cortos y apresurados, su cabellera blanco marfil, su mirada amorosa y su picardía seguían siendo el sello del cura que conocí 22 años atrás frente a la pila bautismal.

Formado en las Escuelas Pías, maestro de profesión, hizo del sacerdocio el mejor ejercicio pedagógico para su comunidad; y aunque no compartía muchos procesos de nuestra vida cotidiana jamás usó el púlpito como escenario de críticas, porque Sarduy también era justo.

Siempre estaba cerca de los jóvenes, a educarlos se entregó como Rector del seminario San Agustín, ocupación en la que fue sorprendido por la muerte.

Era un hombre con esperanza, así lo definió Mons. Willy minutos antes de pedirle a los fieles que fueron a despedirlo, en santa misa a la iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, que cumplieran su voluntad de cantar Color esperanza de Diego Torres. (Seguía dando lecciones de vida desde el ataúd azul violáceo que presidía el templo, así también es Sarduy)

Sarduy obró siempre, ese pretérito imperfecto que acompañará desde hoy todos los diálogos en su nombre, desde la más extrema sinceridad. Por eso fue acompañado entre aplausos, redobles de campanas y lágrimas en su última procesión fuera de una iglesia, esta vez hasta el reposo del Campo Santo.

En el camino las miradas buscaban el consuelo en un brazo hermano y la discoordinación de algunos denotaba cierto aire de orfandad para la que no estaban preparados; el paso de todos, callado y sentido, hasta Cristo No. 14 demostró la dolorosa verdad: murió un hombre bueno.

Publicado en ¿? | Deja un comentario

La Revolución vive

12115508_762955383834656_2740687418023916310_nEn la Revolución se obra para ella. Desde Céspedes hasta Villena, desde Manzanita hasta Guiteras, desde Frank hasta Los Cinco, desde siempre hasta Fidel, muchas vidas dan fe de ello.

La Revolución vive de vergüenzas como las de Ignacio. Sí, porque El Mayor lo supo cuando tenía pocos hombres a su lado y el Comandante le gritó al mundo que “un pueblo blandengue” no tiene derecho a una Revolución. Seguir leyendo

Publicado en De mis pensares | Etiquetado , , | Deja un comentario

Gracias

Enero otra vez y sigue siendo cierto.

No soñaste en balde. No gastaste energías en un sinsentido.

Es enero y la Revolución vive, porque es pueblo, y porque tú la alimentas.

No tengo mejor lugar para mis certezas: este, y todos los años venideros, serán duros, tú serás la primera pregunta, y tú mismo serás la respuesta; esta es una carrera a tu lado, por hacer el mundo, y el país, que nos señalaste.

Donde quiera que estés, Fidel, gracias infinitas por la vida y por la oportunidad de no defraudarte.

Publicado en ¿? | Deja un comentario

Carta a mi maestro

Hace 9 días murió Oliva, siempre para mí fue Oliva mientras para muchos era el profe Oliva, el Dr. Oliva, para mí siempre ha sido Oliva, mi padrino por el carnet rojo (como él mismo decía). Dos días después llegó a mis manos esta carta cargada de amor y gratitud que mi padre le escribió, hoy la comparto con ustedes, porque hay hombres que no mueren nunca, y a los que los homenajes tienen que ser diarios.

Camagüey 8 de diciembre de 2016, 4:30 am

Magisterio Oliva

Anoche alrededor de las7:00 pm me llamó un colega para informarme que habías fallecido: Claro, te escribo porque sé perfectamente que no es cierto, nos vemos hoy más tarde para entregarte esta carta en la cocina de tu casa, como siempre, mientras acaricio tu perro, me haces un café y «descargamos». Seguir leyendo

Publicado en En una crónica el alma | Etiquetado , , , | 5 comentarios

Sobrevivida

cumplire-siempre-mi-compromiso-con-fidel-300x222

Tengo miedo de dormir y despertar y descubrir que me faltas, que te me escapas, otra vez. Dicen que hace una semana no estás, y tengo miedo de seguir haciendo cuentas.

Se acerca la siembra definitiva, el reposo aparente, el silencio físico… y aún no sé cómo se llega a eso, a la recuperación, a la sobrevivida.

 

Publicado en En una crónica el alma | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Homenaje

galeria-9La plaza calló. El Himno se oyó, los pioneros rajaron el aire con sus certezas en ti, y el silencio se antepuso al pensamiento.

Estaban ahí los que te acompañaron toda la noche. Los que velaron tu sueño, los que no faltarán nunca. No cuando volvías a tu plaza, al mismo balcón de aquel 4 de enero de 1959, otra vez victorioso, como siempre.

7:15 a.m. hora de partir. Vuelve el silencio. Ya nunca más pisarás estas tierras nuevamente, vuelve el silencio hecho nostalgia, añoranza… ¿vale decir que ya te extraño?

Foto: Orlando Durán Hernández.

Publicado en En una crónica el alma | Etiquetado , , , , | Deja un comentario