La Asamblea de la fidelidad

El Presidente Miguel Diaz-Canel lo dijo, después de casi 60 años continuamos el mismo camino, con la fuerza arrolladora que nos viene desde el Padre, el Mayor,… el Maestro, y todos los demás que abonaron el suelo sobre el que hoy nos toca continuar la edificación de la Revolución Cubana. Esa que “sigue de verde olivo dispuesta a todos los combates”, porque con tierra tan fértil no caben los remilgos, estos son tiempos de crear y de fundar.

En este archipiélago, donde el hecho de seguir neciamente la construcción de una Revolución nos privilegia en la mira de los poderosos, no hubo cambio de poder. El Gobierno sigue en manos de su legítimo dueño, una batalla ganada a bala y llanto definitivamente en 1959, ahora en una novena legislatura compuesta por 605 hijos y hermanos “de los Castros”.

Los grandes titulares, de la gran prensa, anunciaron el fin de la era barbuda en Cuba, sin contar con que 89 % de la Asamblea Nacional envestida el 18 de abril pasado, nació al amparo de su colosal y humanista obra, mientras el 11 % restante aprendió en carne propia las bondades del capitalismo.

Otro Girón se combatió en el Palacio de las Convenciones este 19 de abril, otra victoria, otra vez las maletas se quedaron hechas. El Presidente lo sentenció: “Aquí no hay espacio para una transición que desconozca y destruya el legado de tantos años de lucha (…) En esta legislatura no habrá espacio para los que aspiran a una restauración capitalista; esta legislatura defenderá la Revolución y continuará el perfeccionamiento del socialismo”.

“La obra más hermosa que hemos hecho y nos embarga la legítima felicidad y serena confianza de ver con nuestros propios ojos la transferencia a las nuevas generaciones de la misión de continuar la construcción del socialismo, y así garantizar la independencia y la soberanía nacional”, dijo nuestro Raúl, porque esta no es una Asamblea de rupturas sino de continuidad, consciente de la principal arma que tenemos: la unidad entorno al único Partido que nos resguarda.

Por eso el Presidente reafirmó que el General de Ejército estará en la toma de todas las decisiones trascendentales, el mismo Modesto hombre que anunció que en el 21 “si la salud me lo permite seré un soldado mas junto al pueblo defendiendo esta Revolución”.

En hermoso acto de humildad Miguel Díaz-Canel dedicó su primer pensamiento a quienes junto al guerrillero nos trajeron el alba definitiva. Esa que el Invicto supo colocar en las coordenadas exactas para que alumbrara a todos. Por Fidel, por ellos, por nosotros, aseguró “no vengo a prometer nada como jamás lo hizo la Revolución en todos estos años”.

No puede ser de otro modo, esta es una Asamblea de fidelísimos retoños en un país de agradecidos.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, Mi Cuba insomne y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s