Un año más con él

Hoy a las 10:29 p.m. Cuba entera hará silencio, el minuto que un año atrás conmocionó al país volverá a latir ahí, en el lado izquierdo, donde la herida no cierra.

A esa hora, volveremos a jurarle fidelidad, no porque una firma nos obligue, sino porque no hay otra manera posible de honrar a un padre; sobre todo cuando en su amor infinito él nos regaló hasta su vida.

No por la Sierra, no. Por lo que vino después, por “lo más difícil”. Por los 57 años dedicados a construir un país, por las noches en vilo “jugando” ajedrez de vida o muerte con los yanquis, por darle golpe de gracia al apartheid en el rico continente negro, por enseñarnos a compartir, a poner la otra mejilla, pues “no hay mayor cristiano que Fidel”, como dijera Hart, por hablar al pueblo siempre con la verdad, por cumplir sus promesas, aunque pasaran 16 años, por su dignidad.

Él obró para nosotros. Vistió de límpido verde olivo porque mucho antes de la Maestra había decidido servirnos (la mayor prueba de su humildad) y honró los grados con que le reciprocamos el afecto; soportó el peso de los cargos que le dimos con el empeño de nunca defraudarnos, y aun después de que la salud le debilitara las fuerzas continuó visitando el futuro para allanárnoslo.

Hace un año, cuando todavía andábamos eufóricos por sus 90, decidió morirse, como los hombres mortales, y así nos puso una vez más a prueba: seguir sin él, dibujando sus sueños mientras dirige el destacamento de refuerzo que nos vela desde Santa Ifigenia. Solo el Comandante podría ponernos tan altos empeños.

A la sacudida más dolorosa de este siglo sucedió la respuesta justa. Las esencias no mueren, la sangre que alimenta una nación se regenera en sus hijos, en los Abdala que hacen de su Nuvia su credo. La sobrevida es dolorosa, la Patria lo sabe, pero no hay mayor tributo a su vida que un año más con Fidel.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en En una crónica el alma y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s