Volver a casa

10600362_10153457945571339_5722534284297154423_nHace un año no escribí. Hoy casi no escribo.

Hay días en lo que nada de lo que escribas aquilatará sentimientos y razones. Este es uno de ellos. Este será uno de ellos cada vez que sea 17 y diciembre.

Hace un año, en medio de una charla universitaria un papel cambiaba el rumbo del diálogo. La posibilidad era algo que ahí, alejados de internet y de la TV (que no confirmó nada hasta el mediodía, ni compartió las imágenes añoradas hasta la noche) llevó un poquito más allá del delirio la esperanza siempre cultivada durante tanto tiempo.

¿Sería cierto?. Desde que esa bendita posibilidad surcó la realidad la gente, sus miradas y sus gestos, soñaban despiertos si de verdad, si al fin, la razón había triunfado.

10433779_827489940626205_2549060134689409682_n

Verlos afianzó todas las certezas, y en la mayor de todas el pueblo enjugó sus lágrimas de felicidad: esta Patria pare Héroes, y cinco de ellos habían cumplido su promesa de defenderla a costa de sí mismos, y otro, le había cumplido a ella su palabra de devolvérselos a su seno.

Y entre los abrazos compartidos y la felicidad colectiva comenzó a repetirse la misma palabra: gracias; de ellos a quienes nunca cejaron en el empeño, de nosotros por probarnos con 16 años de sus vidas que se puede amar un proyecto social y una nación al precio de la libertad.

Esa que René y Fernando no habían tenido de veras hasta ese día. La que solo disfrutó Gerardo en los brazos de Gema y Adriana; o Ramón en los de todas sus mujeres, y Tony en los de la “marianísima” Mirta.

image-1Después del bálsamo de la familia dos visitas obligadas: a quien marca los derroteros de la nación y a quien supo convertirla en República de todos y para el bien de todos.

12241224_491594387688831_6231276726576022642_nLuego continuaron las gracias, los abrazos, las lágrimas, las voces cortadas, la felicidad de lo logrado. Porque muchos y buenos pelearon por la justicia desde la dignidad de la razón.

12278967_1001191659922698_2424448238110291429_n

Un año después sigue siendo el 17 de diciembre un día mágico. Lo será siempre.

Un pueblo de fe ganó su batalla de 16 años, Babalú ayé cubrió con su manto la fiesta; el vecino poderoso reconoció su error histórico, los hijos regresaron a su Patria, dispuestos a volver a empezar otra vez por ella, porque hay amores que valen la vida entera.

Y hay días que la llenan… porque no hay como volver a casa

Fotos: Ramón Frontera Nieves, Ismael Francisco González Arceo. Video tomado de Cubadebate.

 

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en ¿?. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s