Ernesto

cheOtra vez octubre duele. Otra vez quiere hacerme ver que moriste, y es imposible, ni siquiera Villa Clara pudo lograr eso.

Sobre todo cuando cada vez eres más parte de mi ser. Cuando desde la pared de enfrente me convidas a seguir, a levantarme; cuando tu mirada enmarcada me ausculta el alma y me impulsa.

No Ernesto, no hay derecho al descanso, no, y menos cuando tú nunca tuviste tiempo para ti. Hoy todavía hay que sembrar caña y construir sueños, hay que libertar mentes y luchar batallas de ideas, todavía Rocinante galopa por el Continente, ahora con guerrilleros nuevos.

No mi Ernesto, no moriste, no cuando vives en los pueblos pobres de América.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en En una crónica el alma y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ernesto

  1. Alejandro dijo:

    los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s