Mi postal de madre

postalHace 13 años mi Tati, mi hermanita querida, me hizo madre de su hijo. Entonces, cuando había un Dios en mi vida juré ante él proteger y cuidar siempre de aquel bebé de 28 días de nacido que estaba en mis brazos.

Con el tiempo Él se fue apagando pero mi Rafelito me crecía más en el pecho.

De niño mucho me hacía reír cada vez que me decía “tía-madrina” porque para él tenía dos roles a la vez en su vida.

Luego “Tito” mismo decidió zanjar el conflicto y comenzó a llamarme “madrina” y aún me deja morderle las orejas y apretujarlo como si a sus casi 14 años siguiera siendo el mismo chiquillo de ayer.

Y es que mi niño es bueno y noble… nunca deja de sorprenderme. Desde hace 14 años recibo una postal y un beso enorme el Día de las madres, incluyendo las primeras que llenaba mi hermana por él, y aquella que a los tres años dictó o la que garabateó a los seis… hasta la de este mayo que me arrancó lágrimas y miles de abrazos… y fue que entendí de verdad por qué hay quien se siente madre sin necesidad de haber parido.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, En una crónica el alma, Soy camagüeyana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mi postal de madre

  1. Historias de Farmacia dijo:

    Sé lo que sentís. Tengo una ahijada que hace lo mismo. Somos unas afortunadas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s