Febrero 20

celebraciónHoy es febrero, y es 20, y justamente hace un año por mi potestad de mariposa feliz instituí el día internacional de los tí@s.

Y, hoy, una vez más, voy a escribir de ellos. De mis personitas reales-maravillosas que completan y complementan mi existencia. Ciertamente lo único que no hicieron fue traerme al mundo porque mucho que me han malcriado, dado, llenado y crecido.

Mi muy padre defensor y creedor, si es que la palabra existe porque el sentimiento es indicutible (entiéndase por cree en mí), tío Fermín que siempre tiene el chiste a mano y el abrazo fuerte.

Mi singular tía Finita, inconfundible cubana con el verbo más claro y honesto de este mundo y todos los paralelos adyacentes, demasiado honesto.

Mi bellísima Bella, mi tía Sarah, cómo encontrar palabras para decirle lo tantísimo que la quiero y lo mucho que admiro su corazón, el más valiente de todos los corazones puros.

Mi tía Anita, leal y familiar, espontánea y alegre, tanto así que contagia su buen humor a todos.

Tía Martica, una de las primeras personas a la que recuerdo haber incluido voluntariamente en la familia, y que me regaló la suya desde la primera vez que me dijo “mi sobrina” con su voz aguda y tierna.

Están también mis tías entrañables que me enseñaron de la hermandad a contrapelo de la distancia: Liliana y Aurorita, quien además de especial es sabia: “Los lazos sanguíneos no valen nada al lado de los lazos del corazón. Te quiero mucho, mil besotes y abrasotes rompecostillas”.

Tía Sonia, artesana de manos sinceras y corazón inmenso; ser mágico de ojos vivos y parlanchines.

Mi tía Marta Palma, que tiene la risa más real y humana que conozco.

El Sol y la Luna no se comparan con la grandeza y la ternura toda de mi tía Miriam, su devoción a mí es directamente proporcional con mi adicción a ella.

Y, una vez más me siento agradecida y bendecida por todos los espíritus posibles, porque todos deberían tener seres únicos en su vida, yo tengo dos: Maty, mi gordita indispensable, que me sana con su mano y cuya amistad, a prueba del tiempo que puede llevar al olvido casi todo, me sirve de ejemplo.

Torriente mi, muy envidiable, padre negro que me da cariño limpio y honesto, entrañable y completo como solo son los padres buenos.

A todos les debo gran parte de lo que soy porque – no es cuento de canimo- me hacen, me re-inventan, me retan, me aupan, me completan y me son parte fundamental del lado izquierdo tibio del pecho, feliz sobremanera porque están ahí en el centro de mi universo.

Feliz día, el próximo a instituir es de los sobrinos enfermizamente completos, como yo.

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y a mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana. Redondamente feliz de ser cubana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Febrero 20

  1. cuando yo lo digo, que hacen falta personas buenas como tú en este mundo, que de un momento a otro inventa un día mundial sin tener que llenar informes, ni pedir permisos…

  2. Yoya dijo:

    Mi bella, me dejas siempre con esas ganas de seguirte leyendo y queriendo………
    Besos de aqui al cielo
    Tia Y

  3. Pingback: Sorpresa muy feliz | La mariposa cubana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s