Una niña tragada por un gato

dscf7446Llegó con sus dientes de conejo y con cuatro arrazadores moños en la cabeza. El pantaloncito y los tennis que llevaba puestos eran la prueba perfecta de que venía dispuesta a jugar, jugar y jugar.

Como suicida voluntaria, o mejor, como tía embobada, le dije a mi fierecilla de jugar en el parque cercano; no hizo falta más. Me agarró del brazo y balbuceó “vamos”.

Entonces, en el lugar, ocurrió el milagro. Mi pequeña Karla corrió atrapando los gatos de la pared y hasta comió un poco de su pescado pintado, pero su preferido fue este amarillo manchado con una escalera interior para pasar de un lado a otro.

Y yo me asusté cuando vi a este gato tragarse a mi niña, pero como él es bueno me la devolvió sanita y muy feliz, con una sonrisa estampada en la cara.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en En una crónica el alma, Nostalgias, Soy camagüeyana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s