Tata

KarlyEl ritual fue el mismo de siempre: los besos, los mimos, las señitas… pero ella es una sorpresa con dientes de conejo y corazón de mariposa.

Ella, mi pequeña sobrina, que ayer apenas sabía hablar, y ya dijo su tercera palabra. En un arrebato de sonrisas se abrazó a mí con fuerzas y se colgó a mi pecho mientras me llamaba Tata.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, Nostalgias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tata

  1. Pingback: Una niña tragada por un gato | La Mariposa Cubana

  2. Pingback: Los colores de mi vida | La mariposa cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s