Tras un sueño

Una vez más Santiago calentó a Cuba entera.

De verde olivo se tiñó la mañana y niños-hombres-héroes parieron con el empuje de sus brazos y el escudo de su pecho la fuerza arrolladora de los que se quieren libres.

El tirano hizo fortalezas y levantó muros de terror con sus armas pero olvidó que el hijo del mambí habitaba el Oriente y la aparente tranquilidad no iba a durar mucho.

Un irreverente joven, que se había hecho revolucionario en la universidad, puso la primera piedra en la definitiva lucha; ahora los jóvenes tomarían por sus manos el pulso de la Patria y la levantantarían, de una vez y por todas, en sus hombros.

Tras ese sueño fueron el 30 de noviembre, y aunque se escapó de las manos, el tirano no durmió desde entonces porque el pueblo lo había sentenciado: ya nunca más.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, En una crónica el alma, Mi Cuba insomne y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s