Después de la Luz

No sé qué día fue. No pregunté por nombres ni direcciones. Nunca supe cuándo llegó el silencio y se fueron todos.

No me dio por tocarme el bolsillo izquierdo y salvaguardar sus tesoros, dejé todo de lado y urgué con la mirada en los lugares vacíos que hacían fila delante de mis ojos.

No quise que me dijeran qué pasaba, solo escuché que después de la luz continuaba la vida.

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y a mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana. Redondamente feliz de ser cubana.
Esta entrada fue publicada en En una crónica el alma y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s