Para envidia de Tunie

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue inconfundible, dos veces al teléfono y ya tenía grabada la voz de la amiga de posts, comentarios y correos. Nunca nos habíamos visto de frente, los abrazos y las mariposas y botellas viajaban vía electrónica y, ciertamente, llega un momento en que los brazos exigen cumplir su función de encariñar, porque, aún cuando muchos no lo crean así, la Internet y la Web 2.0 a veces sí unen a las personas, sí las acercan. Eso pasó con este capullo y la botellera.

Fue claro su mensaje “yo quiero una foto con la Mariposa”, y la magia se hizo, la sonrisa se extendió en mi rostro y los brazos cumplieron su misión. Hasta Santa Clara había viajado en una expedición relámpago desde mi Camagüey. Cuando la propuesta llegó pensé en dos cosas: el Che, en primerísimo lugar, y al fin, podré conocer a Leydi.

La descubrí de mi estatura, y con las uñas pintadas de moradas , igual que yo, del cuadro que me había hecho de ella solo fallé en sus ojos color miel que los imaginaba pardos.

De la alegría, y de la impaciencia que tenía porque pensaba que no nos íbamos a poder encontrar, que nos cruzaríamos en el camino de un sitio a otro, le espeté en la cara un tinajón camagüeyano que llevaba meses guardándolo con celo para ella, del tiro me asusté, casi no la había dejado llegar aún.

Ella, como buena lanzadora de botellas me acompañó en todo el recorrido por el Complejo Escultórico Memorial Comandante Ernesto Che Guevara, y cuando mis piernas se negaron a caminar y mis ojos se inundaron, estuvo a mi lado, en silencio, y sin palabras animó mi espíritu. Ésa es una de las grandes virtudes y dones de los amigos verdaderos, llegan y te levantan sin siquiera proponérselo.

El día pasó entre risas, abrazos y fotos; entre chistes de Yuya, que aseguró por transitividad, porque Tunie y yo siempre estamos hablando de Ley, conocer a esta santaclareña amiga “de toda la vida”.

Pude tomar café en su sitio predilecto: el Café Literario, y me llevé entre mis cosas una cuquita de papel que me dio para mi Karla, y una botella especial para todos los amigos que bloguean sus decires desde mi Comarca. Me enseñó el secreto de sus botellas: las hace a mano, con paciencia de artesana en una libreta de portada negra y amarilla, y me juré en silencio mandarle una mariposa con igual hechura a vuelta de correo.

De Santa Clara me despedí a eso de las 3:30 de la tarde. De Leydi no lo hice, eso no cabe entre amigos-hermanos;solo le di un beso y un abrazo que durara todo el tiempo que físicamente no nos volveremos a ver, porque también me llevé en un bolsillo su sencillez, su carisma, su cariño, sus consecutivos “gracias” por avisarle de la posibilidad de este encuentro, su paciencia y unas galleticas de dulce que nos dio para endulzarnos el viaje de regreso.

Sobre las mejores botellas lanzadas al mar estuvimos hablando largo y tendido la Yuya y yo, es que Leydi nos dio un botellazo enorme en el corazón, se coló en nuestros corazones y nos regaló su amistad.

La Tunie estaba de vaca, por eso no disfrutó de este viaje, del Che, de los dulces en la Terraza, del parque Vidal, del tren Blindado, de la loma del Capiro, de la foto-carrera de Yuya, del refresco, de El Mejunje, de Ley. Así que este post, es para darle envidia a la Petu.

 

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en En una crónica el alma, Nostalgias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Para envidia de Tunie

  1. ay, gracias!!!!
    cómo me has puesto lagrimitas en los ojos!!! Muchacha, que esta mariposa vuela rápido, y mira en cuántos detalles te detuviste que no sabía que habías mirado mis uñas moradas! jajaja y hasta el color de mi libreta de botellas….
    ay, ay, ay, ¿y si se nos pone brava la nube? ¿te imaginas una nube brava (como las hormigas bravas)? capaz que se nos avecine una tormenta!!! Uf, no, dile que la próxima vez la conozco…jaja. Un abrazote grande así, y fuerte, mariposa. Te quieroooooooooooooooooo

    • Con lagrimitas me fui yo, porque el tiempo siempre es poco para estar con los amigos. Me gusta fijarme en los detalles, en sus peculiaridades. La nube nunca se pondría brava con nosotras, ella es un pan con ojos, además, cualquier cosa yo la soborno con un flan y nos compro sus sonrisas, qué crees. Estoy segura que la próxima ella es la primera en subir a la guagua, jajaja, un abrazo y un beso inmensos, yo también te quiero mucho, mariposas

  2. este post es mío, mío, mío….para mí solita!!! 😀 estoy felizzzzzz ¿se me nota muchoooo??? jaja

  3. jajajsjjajaja Mari que rico que compartiste con la Botllera Mayor , ella no se me escapa tambienla conceré entre hermanitas eso no cabe ajjajaa un besoteeeeeeee alas dos

  4. Pingback: Santa Clara | La Mariposa Cubana

  5. glenda dijo:

    me alegró mucho que mi gente de camaguey conociera a Leydis, que es indudablemente un ser excepcional, bueno aún me falta mi viaje a santa Clara que espero sea pronto, besos a Carmen, Yuru y Tunie, ahora para la perla.

  6. Pingback: Mi lista cumplida | La Mariposa Cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s