Almendras

A mi prima se le ocurrió tumbar la mata de almendra del patio de la casa en la playa. Algo así como si hubieran cortado el naranjo del patio de la novela homónima.

Por suerte no hay playa sin agua, y sin almendros….

Cerca de una tienda, y bien pegadito a la carretera, Tunie y yo vimos el que parió las que estábamos “pasando por las armas”.

Mi tarea era escogerlas, perseguirlas; las buscaba secas para la nube y yo las comía moraditas, bien maduritas, con la macita en el punto agridulce que una vez detesté pero que, como el ají de ensalada, ahora me gusta. Ese fue nuestro divertimiento comestible mientras esperábamos para entrar a la tienda.

Al salir vimos con placer que, el almendro que satisfizo nuestros deseos de casi machacarnos los dedos por un pedacito de fruto seco, servía de punto de venta de CD y DVD… hasta la naturaleza está en el cuentapropismo….

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, Soy camagüeyana y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Almendras

  1. Bet dijo:

    aajajjjajaja asi qiue la naturaleza esta en el cuentapropismo , a ver si pa la próxima me invitan la Tunie y tú para comer almendras pero que no sean arrendadas por fa jajajaa. un besote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s