Siempre vivo

Mayo, siempre ha querido matar a dos hombres que saben del arte de renacer. A los dos los quiso detener en plena manigua, allá por el 1873 al uno y en 1895 al más iluminado de los Martí.

Mayo, no sabe que él vino al mundo para parirle vida a Cuba, para alumbrar con sus ideas la mejor de las Repúblicas existentes, la de todos.

José, no pudo hacer todo el bien que soñó, pero legó los mapas, las formas, dejó por escrito la ruta a seguir para nunca abandonar la estrella que ilumina y mata.

José, nació para darse a Cuba, para sentirla en la piel como les pasa a los hombres grandes, para padecerla y llevarla como amuleto al cuello.

Mayo, quiso terminar de un tajo, de una bala, con todo eso.

Mayo, intentó acabar con el más nacedor de los cubanos.

Suerte la nuestra que nunca supo que José Martí quedó en el sol, y se ha hecho piedra, madera, bocetos, metales, y ha quedado en los corazones de los cubanos.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, Mi Cuba insomne y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s