Primera baja

Cuál fue mi asombro cuando a los seis años sufrí la primera pérdida de mi vida: un diente, uno atrevido, decidió dejar mi cabeza de ajo dentada y abrir así las puertas del ratón caza recompensas.

No fue la ganancia de 1 peso, que por entonces bastaba, lo que impidió que las risas por la ausencia me molestaran; tres hermanos mayores: Tata, Tati y Tato, resultó ser suficiente antibiótico, me inmunizaron de por vida.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en Nostalgias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s