Sentaderas

No lo niego, cuando me doy cuenta, porque muchas veces ni me percato, estoy, literalmente, metida dentro de la computadora. Me atrapa sobremanera la pantalla del ordenador, no distingo, no tengo preferencias, igual me pego si es La Mariposa, Adelante.cu, o cualquier otro sitio familiar….

Entonces, cuando la columna me recuerda que está ahí, sufriendo mi goce, regreso por unos segundos a la postura correcta, que tanto mi madre quiso siempre que tomara….

…Y… como en las historias de suspenso puede pasar cualquier cosa: la silla se va para un lado, el espaldar se inclina más de lo debido…. y si es la más gigante de todas puedes ir a dar al piso rapidísimo… como cuando estás en su “subi-baja”, porque el muelle te pega a las patas, generalmente me la reservan a mí, por mi estatura obviamente…

Sí estas sillas hablaran se quejaran días de nosotros, sus torturadores… lo mismo recorremos las dos redacciones sin levantarnos, que estiramos el cuerpo cuando las neuronas se encogen, y cuando estás más tenso, hacen un sonido muy particular y, no queda más, que reírse.

Por eso nadie se queja de nuestras buenas sentaderas, después de todo soportarnos a nosotros no ha de ser fácil, y ellas lo hacen gustosas… claro, remedio no les queda… aunque, después de todo no somos tan malos, solo disfrutamos el proceso de producción.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en ¿? y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sentaderas

  1. nubedealivio dijo:

    Carminha, cada día me asusta más nuestra conexión. Resulta que ahora mismo estaba preparando un post de lo mismo, el mío se va a llamar (sí, porque lo voy a publicar aunque me hayas dado el “palo periodístico”): Deporte Local; por lo del desplazamiento sobre ruedas que formamos acá jajajaja… ya te lo enseñaré para que veas que no miento. Un beso de tu Nube gemela.

    • Si he de tener una gemela, que se a una nube hermana, así aliviamos y olemos juntas… pero hay que poner límites a nuestras conexiones, ya tú sabes lo único que no podemos compartir… ajajaja besos de mariposa para mi nubecita favorita

  2. yany dijo:

    amiga, que buena voluntad la tuya al defenderlas, “se quejaran días de nosotros, sus torturadores”, ¿es por eso entonces su venganza, no? jajaja. aca sucede lo mismo, es un caso generalizado. y todavia los más jovencitos y flacos, o menos pesados, ¿pero te imaginas a los de más experiencia?, que por si con la experiencia tambien se va ganando peso, jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s