Mi primera Edad de Oro

José Martí llegó a mis manos cuando aún no tenía conciencia del tesoro que mi madre, martiana medular, ponía a mi alcance, con solo dos años de vida al darme La Edad de Oro.

Todos en casa tuvieron que leerme y releerme sus historias, las de los cuatro números, llegué a hacerme mi propia idea de cómo aquel viajero llegó a Caracas y sin quitarse el polvo del camino, ni preguntar dónde se comía y se bebía, preguntó cómo llegar a la estatua de Bolívar, y allí lloró como delante de un padre- y por mi honor de Mariposa que relato esto a memoria- o como era el cura bueno del pueblo de Dolores… Los tres héroes fueron el enigma de mi infancia… tanta hombría en hombres tan sencillos y humildes era casi un hecho sobrenatural para mí.

Después descubrí a Pilar, al pobre Lopi y al lindo y bueno de Bebé…..

Así cometí mi primer sacrilegio, y del que más me arrepiento….

Pero me place que así como yo marqué mi Edad de Oro, así mismo se tatuaron en mi piel las martianas palabras que están escritas allí. Después de esta edición, que lleva 21 años conmigo, he recibido como regalo tres más, pero ésa, la primera es mi más preciado tesoro.

Tesoro reparado, con precinta y pegamento, con hojas que más nunca volverán a su lugar, con pinturas coloreadas, con historias preferidas marcadas, con tanto de mí que a veces me confundo y no sé dónde empieza Martí y dónde termino yo.

Quizás, y sin ofender al Maestro, lo mejor de todo es la tradición familiar que inició con mi Edad de Oro: una dedicatoria de mi madre, que siempre termina con una frase de Martí; desde entonces siempre es así con cada nuevo libro que llega a mis manos.

Ahora mismo entiendo porque no me interesa que los autores me dediquen sus libros, ni los músicos me autografíen sus posters….

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en De mis pensares, Nostalgias, Soy camagüeyana y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mi primera Edad de Oro

  1. nubedealivio dijo:

    Bello mi Muti, qué poca paz ha de tener el Maestro en su GLORIA al tener que dividirse entre tantas novias eh? Porque tú sabes que también es mío, verdad? jajajaja Un beso grande, de tu gemela también en los martianismos.

  2. izmatopia dijo:

    lo mejor de todo son las letras de mamá… siempre auguran algo bueno 🙂

    yo regalaré “el principito” a mis hijos…

  3. Pingback: Adicción 4 | La Mariposa Cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s