¡Fáciles son los héroes con tales mujeres!

Amalia Simoni

Amalia Simoni

«Primero me dejo cortar una mano antes que escribirle a mi esposo para que sea un traidor». Esto lo dijo una aristocrática mujer principeña, nacida en cuna de oro, educada para brillar en sociedad y para ser comedida en su proceder.

Pero Amalia Simoni nació para amar y para ser libre. Unió su vida al patricio Ignacio Agramonte y cambió la comodidad del hogar paterno y la suntuosidad de la casa matrimonial por la manigua redentora. Allí fue tras su esposo, tras el abogado de alcurnia que dejó de lado la toga por el machete mambí.

Su idílico amor encontró regazo en La Matilde. Colaboró en la contienda en todo lo posible, hasta prestó ayuda en los hospitales de campaña. Cuando ya se hizo imposible su permanencia en los campos y tuvo que exiliarse llevando consigo al mayor de sus retoños en brazos y a la más pequeña en el vientre, marchó con la cabeza en alto pues libertar la patria formaba parte de “los deberes que Cuba nos ha impuesto”*.

Desde la lejanía, el amor estaba a la distancia de una carta, que muchas veces cayó en poder español, de las cartas más hermosas que jamás fueron escritas: “Mi pensamiento más constante en medio de tantos afanes es el de tu amor y el de mis hijos. Pensando en ti, bien mío, paso mis horas mejores , y toda mi dicha futura la cifro en volver a tu lado después de libre Cuba.”*

Ignacio Agramonte

Ignacio Agramonte

Amor inmenso el de estos dos cubanos buenos, que amándose tanto amaron más a su tierra “por más grande que te imagines mi alegría si recibiera ahora una carta tuya no es comparable con la que yo experimentaría, ni con el ardor con que ansío. ¡Ah, una hora a tu lado! ¡Una sonrisa, una mirada tuya! ¡Una caricia de nuestros chiquitos! ¡Me parece todo esto un delirio!”*

Amalia era una mujer nacida a destiempo, valerosa desde las entrañas. Fue la compañera perfecta para el hombre corajudo que armó y dirigió con el ejemplo y la vergüenza la más temida caballería mambisa de la época; un hombre justo que  le pidió “a Ernesto y Herminia háblales con frecuencia de su papá, educa y forma sus corazones tiernos a semejanza del tuyo; que cuando encuentre en ellos tu retrato y tu alma, mi cariño y mi satisfacción no tendrán límites”.*

Él murió en la contienda, ella vivió las tres primerísimas guerras  independentista, y fue temida por los españoles que encontraban en su ejemplo incorruptible de mujer de un mambí Mayor el honor y el orgullo que no podían eclipsar sus hordas.

Ella falleció un 23 de enero de principios del siglo XX. Sin embargo me gusta pensarlos viviendo todavía de ese amor tan puro y tan escrito, vivido al máximo y sentido en la carne, la pasión de pareja y la dedicación a Cuba. Como dijera Martí, ¡Fáciles son los héroes con tales mujeres!

*Fragmentos de cartas enviadas por Ignacio Agramonte a su esposa Amalia Simoni.

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y a mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana. Redondamente feliz de ser cubana.
Esta entrada fue publicada en En una crónica el alma y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Fáciles son los héroes con tales mujeres!

  1. nubedealivio dijo:

    Mujeres como Amalia alimentan nuestro orgullo de ser camagüeyanas.

  2. rafael dijo:

    Por la mujer vivo, y por ella muero. Cuanto le debe la historia a esos amores como los de Amalia e Ignacio, Jenny y Carlos, Julio y Tina, Raúl y Vilma. Si Carmen se puede decir así: Fácil es la historia con tales mujeres.

  3. camarero dijo:

    Éstas son las cosas que a veces causan asombro o hacen pensar en el subconsciente maldito… ahorita hablaba por chat con una amiga de Ciego de Áávila y hablábamos de varios temas y mencionamos ocasionalmente el amor de Amalia e Ignacio y hablamos de algunos fragmentos de sus cartas y yo le hablé de la anécdota que abre este post… no sabía que ayer se conmemoró precisamente otro aniversario de su fallecimiento… este es uno de los amores más bellos de la historia de Cuba…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s