Esencia de estudiante

Aún no sé si empezar estas líneas por el principio o por el final; me decido por comenzarlas por el corazón. La lógica y un título universitario me dicen que ya no soy estudiante, que mis años de escuela terminaron; pero no siempre la lógica es lógica, y la realidad es cierta.

Apenas cinco meses me intentan separar de toda una vida de educanda, de profes y maestros, de trabajos, estudios, talleres y exámenes. Y la verdad es que la adrenalina aún me mueve cuando oigo hablar de mi Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), de mi universidad de Camagüey; cuando veo a los prestigiosos Doctores en Ciencias que aseguran, con humildad, haber aprendido de mí cuando yo tanto les debo en mi formación a ellos.

El clímax de todas estas emociones encontradas lo tuve cuando tomé en mis manos un número de mi Alma máter, “la revista joven más vieja de Cuba”, la revista de los universitarios cubanos, la misma que fundó Mella y acompañó a Fidel, la misma que me hizo polemizar, entender, buscar respuestas y nunca dejar de preguntar.

Noviembre, es un mes de júbilo en mi Casa grande, la Universidad, cumple años de entrega a la enseñanza de todo el que quiera estudiar y el movimiento estudiantil celebra el 17 su/nuestro día.

Hoy me vale pensar en todos los días que recibí con amor una nueva mirada al mundo, la posibilidad de conocer a jóvenes de diversas partes de mi Cuba y del mundo a la espera, como yo, de las más elementales notas para bebernos el conocimiento más diverso, pero necesario, y siempre en espiral, como el mismo desarrollo de la humanidad.

.La nostalgia me lleva ahora al primer día,la primera letra, el primer borrón; también cuenta la que se empeñaron en llamar, última vez en un aula, última libreta y la última prueba.

Hoy, sé que la fiesta es de todos, de estudiantes y educadores, y va más allá de las aulas para tomar por asalto los parques y los pasillos, las áreas verdes y hasta la biblioteca, los laboratorios especializados y los de computación; hoy los maestros agradecen como mejor saben hacer nuestra presencia en las escuelas- ¡esta manía mía de incluirme!- y lo hacen sencillamente con un beso y el compromiso de una mejor clase mañana, de preparase para cualquiera de nuestras más arriesgadas dudas, y de hacer de nosotros hombres y mujeres del futuro.

El mismo que hoy también está en juego en Wall Street, en Chile y en tantos lugares del mundo donde esta jornada no es como en Cuba. En 1939 estudiantes checoslovacos decidieron desterrar de su país la fuerza hitleriana, hoy gran parte del mundo busca desterrar el neoliberalismo y la enseñanza de mercado.

Definitivamente toda moneda tiene dos caras; hoy es el día internacional del estudiante, y al tiempo que unos celebramos en nuestras escuelas-o trabajos-, otros exigen en las calles su derecho a estudiar.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en Nostalgias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s