De gitanos sí, pero somos cubanos.

Carmen Luisa Hernández Loredo

Durante tres días el Teatro Principal de Camagüey fue sitio del flamenco cubano. El grupo infanto-juvenil Sangre Gitana lució en el escenario del Coliseo lo mejor de cada una de sus integrantes en la celebración por el fin de curso.

La mayor fuerza por la que asistí fue familiar: baila en el grupo mi primita Claudia Elena. Pero es innegable que las que un día llegaron como niñas, que 9 años después no lo son tanto, y las actuales pequeñas del grupo hacen brotar las lágrimas y que los pies bailen solos mientras las manos se descontrolan en aplausos merecidos.

Sus interpretaciones me hicieron pensar en Cuba. Mucho le debemos los cubanos a los españoles, mucho para bien y para mal. La Corona del siglo XV llenó sus arcas con las maderas y las riquezas de sus nuevas colonias americanas. Mezclaron su raza con la del aborigen y crearon un híbrido de ambas culturas.

Con razón estas camagüeyanas del siglo XXI aman tanto el flamenco. Pero la forma en que mueven los hombros y las caderas no tiene nada que ver con la España originaria.

La capacidad de sacar de un reggetón los compaces necesarios para hacer bailar las manos por el aire y aventar a las alturas las faldas con rápido movimiento de brazos y de momento moverse con una buena rumba son hechos que evidencian  que hay de España y África en  Cuba como de árabes y  de ingleses y de muchos otras culturas del mundo.

Y de todas esta Isla tiene algo, pero no es absorbida por ninguna. sino que se yergue auténtica y autóctona con una fuerza telúrica inigualable. Pruebas: José de la Luz y Caballero, Wilfredo Lam, Tomás Gutiérrez Alea, Dulce María Loynaz, Rita Montaner y otros tantos renombrados hombres y mujeres de todos los tiempos.

El secreto está en que tener de todos, y por supuesto de España por ser la primera en mezclar, no significa que seamos españoles, africanos, árabes, italianos o ingleses. Esto sólo explica el hecho de que nos guste con igual fuerza la rumba, el mambo, la música clásica, el blues, el jazz, el modernismo, las construcciones moriscas o Art Deccó, el cine francés o alemán, Kafka o Kurt Vonnegut.

Pero la verdad es que este paralelo caribeño somos como en todas las latitudes: únicos. Aquí, justo en el medio del Golfo de México, al sur de la Florida y cercanos a Haití y Santo Domingo con una singularidad, nos conocen como orgullosamente CUBANOS.

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en Mi Cuba insomne. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De gitanos sí, pero somos cubanos.

  1. RUBEN T. EXPOSITO dijo:

    CL.
    TE FELICITO POR TUS ESCRITOS TAN AMENOS E INTERESANTES.UN SALUDO MUY ESPECIAL PARA TI Y TU MAMA,RUBEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s