Cuba y nuestro ¡Venceremos!

Carmen Luisa Hernández Loredo

Karl Marx dijo que los hombres son hijos de su tiempo. Yo me enorgullezcoSilueta de Fidel Castro del que me ha visto formarme y, sobre todo, de mi paralelo, Cuba. Sin embargo, no dejo de envidiar a los que se apartaron de sus familias para subir a la Sierra Maestra a ganarse la libertad con las manos, a los que fueron a otro continente, África, a apoyar a los hermanos angolanos en su lucha por existir, a los que vivieron Girón y la Crisis de Octubre.

A mí, me tocó ser hija y nieta de esas generaciones. Me tocó vivir los fatídicos ’90 del Socialismo Soviético y comencé a tener conciencia en medio de los festejos lejanos porque Cuba no “aguantaba” sin la URSS. La edad escolar me sorprendió entre libretas, garantizadas por el Estado cubano para todos los estudiantes, con hojas oscuras, pero hojas que no le faltaron a nadie, con libros que habían “enseñando” durante más de 10 años. Fui protagonista de la lucha por el regreso de Elían y de los inicios de la Batalla de Ideas; la entrega del carnet  de militante de la Unión de Jóvenes Comunistas me sorprendió en un campo sembrando caña. Cada generación en estos 50 años ha tenido su misión y visión histórica.

La mía, como la de muchos, empezó en la casa. Pero como la de todo orgulloso cubano tiene una marca indeleble: ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

Casi treinta años me separan de la primera vez que estas frases fueron dichas. Las proclamó un hombre, uno de carne y hueso, que subió a la Sierra, estuvo en Girón, vivió la crisis de Octubre y apoyó la lucha en Angola; uno que pocos quieren muerto y millones queremos vivo: Fidel Castro.

El año 1960 no fue de los más fáciles que ha tenido que vivir la Revolución cubana. Luego de la firma de la primera Ley de Reforma Agraria los Estados Unidos persistieron en la elaboración de planes para desestabilizar el nuevo gobierno en la Isla, una de las acciones fue la negativa de las compañías yanquis de importar y suministrar  combustibles al país.

Cuando las gestiones por comprarlo en otros lugares fructificaron con la URSS entonces las refinerías norteamericanas radicadas en Cuba se negaron a procesarlo. La respuesta del  gobierno cubano fue recordarles su obligación de procesar todo el petróleo crudo que les fuese suministrado por el Estado cubano, según establecía el artículo 44 de la Ley de Minerales y Combustibles (en vigor desde el 9 de mayo de 1938). Ante la posibilidad de que tal compromiso fuera obligado a cumplirse por la Ley llegó al país una nota del  departamento de Estado americano cargada de veladas amenazas.

Por esa fecha se desarrollaba en La Habana el Congreso Nacional de la Federación de Barberos y Peluqueros y en la noche de clausura, el 7 de junio de 1960, Fidel – que tres meses atrás en el entierro de las víctimas del sabotaje a La Coubre había proclamado la consigna ¡Patria o Muerte!- luego de explicar la nota norteamericana a los presentes y, fundamentar el por qué no le causaba ninguna preocupación a Cuba las amenazas hechas aseguró: “Para cada uno de nosotros, individualmente, la consigna es: ¡Patria o Muerte!, pero para el pueblo, que a la larga saldrá victorioso, la consigna es: ¡Venceremos!” 

Para muchos en el mundo ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos! es un lema de rebeldía de un Fidel seguido por un país entero. Para mí, es la realidad de muchos hombres y mujeres que vemos este trozo de tierra en medio del mar como la plenitud de nuestra libertad y realización personal y profesional.

Es el resumen de nuestra historia donde los hombres, y las mujeres, buscaron por más de 140 años la independencia a costa de la vida propia con la seguridad de que vencerían.  Certeza que hace más de 40 años confirmó el Che “¡Hasta la victoria, siempre venceremos!”

Anuncios

Acerca de lamariposacubana

Periodista. Adoro las mariposas y mi familia (la de sangre y la que la vida ha puesto delante de mí: los amigos). Me encanta escribir. Orgullosa de ser hija, amiga, tía y hermana.
Esta entrada fue publicada en Mi Cuba insomne. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuba y nuestro ¡Venceremos!

  1. MATY dijo:

    HOLA CARMEN LUISA: SUPE POR TU MADRE DE LA EXISTENCIA DE TU BLOG, POR DELANTE LAS FELICTACIONES, ENCANTADA CON TUS RELATOS…LA EXPRESIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS FRASES DENOTAN TALENTO, EL CONTENIDO CON MUY BIEN LOGRADAS LAS FORMAS, ESPECTACULAR.. Y EL MENSAJE..QUE TRASLADAS LLEGA…FELICTACIONES MIL…TENDRÁS MUCHAS OPORTUNIDADES EN TU CAMPO…Y LA VIDA TE AYUDARÁ A ALCANZAR TUS SUEÑOS…TE LO MERECES…..UN BESITO MATY Y BEBO..

  2. leannys dijo:

    Es una clase de historia lo que has hecho, en hora buena, creo a mi enterder que es lo menos que podemos hacer por nuestra revolucion que no lo ha dado todo, te ha quedado muy bueno pues lo has vinculado con tu propia vida personal, que lindo y te lo digo no porque lo escribiste tu sino porque te ha quedado bonito de verdad mi amiga, gracias por ser tu blog una trinchera mas de defenza de la revolucion cubana, se nota que vas hacer una periodista de prensa escrita

    nota: Me disculpas por la tildes pues esta maquina no tiene las tildes hay que aprenderse los codigos de cada acento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s